Cómo sobrevivir las fiestas con diabetes

By Doctora Aliza

festejando con diabetes

¿Quién dijo que porque tienes diabetes no puedes comer nada sabroso?

Si ya te estás lamentando porque en la fiesta de esta noche o en las vacaciones familiares no podrás comer esto o aquello porque tienes diabetes, te tenemos una buena noticia: Aunque tengas diabetes, te puedes divertir y comer muy bien. Sólo sigue estos consejos…

Claro que no es recomendable que te abalances sobre un plato de comida chatarra, pero existen una variedad de comidas sanas que puedes incluir en tu dieta, y si sabes que se te van a antojar los postres y los dulces, por ejemplo, recuerda que es importante moderar la cantidad. Este fin de año, también debes mantener la diabetes bajo control.

Durante la última semana del año, de seguro estás preparándote para celebrar la llegada del año nuevo en compañía de tu familia y tus amigos. Si tienes diabetes, sabes que esta época plantea retos para tu condición: la abundancia de comida deliciosa puede hacerte caer en tentaciones que hagan un poco más difícil el manejo de la diabetes.

Así que prepárate para estas situaciones ¡y no te olvides de disfrutar las fiestas! Recuerda, que además de la comida, hay otras cosas en la vida: ocúpate de la música, piensa en el vestido o el traje que te pondrás, organiza alguna actividad de grupo para compartir o prepara una lista de temas o anécdotas que te gustaría compartir.

Esto mismo sucede si te vas de vacaciones. Es muy probable que durante los días que estés de viaje tu rutina se vea modificada por completo. Por eso, como dicen las abuelas, “más vale abrir el paraguas antes de que llueva”.

Si hay algo que requiere la diabetes es previsión, algo que muchas veces nos cuesta tener con el ritmo de vida que llevamos. Ya que no nos da tiempo para planear qué vamos a comer ni mucho menos prepararlo de antemano.

Pero si tienes diabetes, organizarte y ser prevenido son dos factores que te ayudarán a vivir más sano y, prácticamente, olvidarte de la enfermedad. Por eso, aquí te damos algunas consejos para que puedas llegar a esa fiesta tan deseada listo para disfrutarla sin excesos y/o para viajar cómodo de forma que la glucosa (el azúcar) en la sangre, se mantenga dentro de los límites recomendados.

Antes de ir a una fiesta:

  • No evites todas las comidas del día para desquitarte por la noche. ¡No hay nada peor que eso para tu cuerpo! Eso no es saludable para nadie, pero si tienes diabetes, puede ser peor ya que tu organismo necesita de los alimentos cada cierto número de horas, como si fueran medicamentos, es parte de tu tratamiento. Así que ese día aliméntate bien, de manera saludable. Incluso, si quieres, puedes comer algún “snack” o bocadillo permitido antes de ir, para llegar con menos hambre. Así evitarás comer todo lo que tengas frente a ti.
  • Si eres el anfitrión, en cambio, tienes la mitad del problema resuelto. Las comidas permitidas para ti son saludables para los demás. Y bien pueden ser sabrosas y originales. Busca recetas deliciosas y disminuye los carbohidratos (los azúcares refinados, el azúcar de mesa) y las grasas en lo que vayas a ofrecer. Seguramente alguien te lo agradecerá, ¿o crees que entre los invitados no habrá nadie que se está cuidando para evitar esos kilos o libras de más, o incluso alguna otra persona con diabetes?
  • Cuando te inviten, si es posible, pregunta qué comida servirán, así puedes prepararte con tiempo. Entre las comidas que no deberías comer, elige la que prefieras y sírvete sólo un poco, para probarla y sacarte el gusto. Luego, llena el plato con vegetales y otras opciones saludables que encuentres.
  • Cuando llegue la hora del postre, elige frutas o aquellos que tengan bajo contenido de azúcar. Si sabes de antemano qué ofrecerán, podrás llevar tu propia fruta o yogurt, por ejemplo, para no excederte tanto.
  • Si vas a beber alcohol, lo conveniente es que sea sólo una copa durante la comida o después, pero no con el estómago vacío.
  • Luego de la comida, pueden salir a caminar por el barrio en grupo o, porque no, bailar. De ese modo eliminarás las calorías de más que hayas consumido y ayudarás a que tu nivel de azúcar se mantenga dentro de los niveles aceptados.

Si vas de viaje:

  • Lleva contigo bocadillos, vegetales cortados y alimentos que te gusten, que sean fáciles de conseguir y que puedas comer en cualquier momento, en caso de que se retrase el horario de salida o que haya demoras en el viaje, por ejemplo.
  • Por ese mismo motivo, siempre lleva más medicina de la que tomarías normalmente, en caso de que necesites más. Y una vez que llegues a tu destino, no te olvides de controlar tu nivel de azúcar a diario.
  • Durante las vacaciones, las sugerencias con las comidas para manejar la diabetes son similares a las de la fiesta. No te prives de todo pero tampoco pruebes todo, elige una sola comida no permitida y compleméntala con opciones saludables. Y no te excedas con el tamaño de cada porción, como referencia, piensa que no deben ser más grandes que el puño de tu mano cerrado.
  • Aprovecha el tiempo libre para hacer ejercicio, eso te ayudará a contra restar los desajustes que hagas en tu dieta. Además, el ejercicio es una de las cosas más importantes para mantener a la diabetes bajo control.

En ambos casos recuerda tomar tu medicina como siempre lo haces y, por supuesto, disfrutar al máximo los buenos momentos. La diabetes no tiene por qué echarte a perder ni las fiestas ni las vacaciones.

¡Recibe el año con la diabetes bajo control!

Imagen © iStock / Todor Tsvetkov

The post Cómo sobrevivir las fiestas con diabetes appeared first on Vida y Salud.